bandera españa bandera ingles
IMPACTANTE EMOCIONANTE ANAFILACTICO

FIN DE FIESTA


el ascenso de skywalker
Fotograma de “El Ascenso de Skywalker” (2019), de J.J. Abrams.


El público de star wars ha olvidado que fueron la diversión y el entretenimiento los que le atraparon la primera vez, j.j. abrams ha tratado de recordárselo.


Si tienes entre 7 y 67 años, es probable que este mes tengas una cita ineludible con el cine a la que no puedes faltar. Y es que por novena (sin contar los dos spin-offs: Rogue One y Han Solo) y, a priori, última vez en la historia, podrás asistir al estreno de una película de Star Wars, al menos, sobre la saga Skywalker. Lo de a priori es porque Lucasfilm, la productora original que fue comprada por Disney en 2012, ya ha anunciado varias películas relacionadas con el universo galáctico (entre ellas una trilogía sobre Obi-Wan Kenobi, otra dirigida por Rian Johnson (Los últimos Jedi, Puñales por la Espalda) y una basada en el universo del videojuego The Knights of the Old Republic) así que, en realidad, este adiós sí que maquilla un hasta luego. Lo que comenzó hace 42 años como un proyecto personal de George Lucas, termina ahora como algo mucho mayor. Algo de lo que han formado parte distintas generaciones a lo largo y ancho del mundo, algo que cambió la forma de contar historias y de entender la ciencia ficción. Es difícil saber si alguna otra franquicia logrará hacer vibrar a legiones de fans de la manera en la que lo ha hecho y sigue haciendo Star Wars, pero lo que sí está claro, es que la batalla encarnizada entre creador y espectador está más viva que nunca y El Ascenso de Skywalker es un claro ejemplo de ello. linea cita blog
Lo que comenzó hace 42 años como un proyecto personal de George Lucas, termina ahora como algo mucho mayor.
linea baja cita blog

Esta nueva película supone no solo cerrar una trilogía sino ponerle fin a lo que se conoce como la saga Skywalker, que incluye, además de la actual, a la trilogía original (episodios IV, V y VI) y a la trilogía precuela de George Lucas (episodios I, II y III). La tarea que tenía entre manos J.J. Abrams, director del episodio VII El Despertar de la Fuerza, no era nada sencilla. Recordemos que venimos del episodio VIII, Los Últimos Jedi, que dividió más familias y levantó más ampollas que el conflicto catalán. Algunos la consideraron una genialidad y afirmaron que el tiempo la pondría en el altar de los grandes episodios de Star Wars junto a nombres como el episodio V, El Imperio Contraataca. Otros la juzgaron como un error garrafal que había abierto la brecha que hundiría la historia para siempre. Solo el tiempo dirá quién tenía razón, pero lo cierto es que el spin-off que se estrenó apenas unos meses después, Han Solo: Una Historia de Star Wars fue un fracaso en taquilla y que los espectadores estaban lanzando un claro mensaje de “no todo vale”. Si somos ecuánimes, pues como decía Aristóteles in medio virtus est, tendríamos que decir que Los Últimos Jedi fue un acierto con algunas malas decisiones. La secuencia de la lucha de Kylo Ren y Rey en la sala del trono de Snoke con su guardia personal es ya unas de las peleas más memorables de la saga junto a la de Qui-Gon Jinn y Obi-Wan Kenobi contra Darth Maul en el episodio I, La Amenaza Fantasma. Y, sin embargo, todo el arco narrativo de Finn y Rose en el casino e hipódromo de Canto Bight es quizás una de las secuencias más torpes de la película, que solo sirve para desdibujar personajes y que además a la larga no aporta gran cosa al devenir de la historia.


linea cita blog
Dejar morir el pasado, matarlo si es preciso, es la única manera en la que nos podremos convertir en aquello que debamos ser.
linea baja cita blog
Sin embargo, hay algo muy importante que se plantea en Los Últimos Jedi y que es imprescindible para entender El Ascenso de Skywalker y es el dejar morir el pasado, matarlo si es preciso, porque es la única manera en la que nos podremos convertir en aquello que debamos ser. ¿Es esto lo que necesitamos hacer? ¿Dejar que las historias anteriores se vayan? ¿No dejar que las películas nuevas sean definidas y restringidas por lo que ha pasado antes? ¿Recordaremos a Los Últimos Jedi como la película que liberó a Star Wars de convertirse en algo más que uno de los grandes éxitos de taquilla o como un intento de cambiar las reglas que fue doloroso y además falló en su propósito? Y sobre todo, ¿podrá el episodio IX redimir a la saga ante los ojos de aquellos fans que la han abandonado y lograr también alzarse para alcanzar los estándares impuestos por Los Últimos Jedi de dejar morir el pasado? Como dice la princesa Leia (o General Organa, según se prefiera) al final del episodio VIII “tenemos todo lo que necesitamos”, el espectador solo tiene que elegir qué tipo de fan quiere ser.


Hilo cronologico star wars
Hilo cronológico de todas las películas y series del universo de Star Wars.


El Ascenso de Skywalker nos sitúa directamente ante una realidad interesante, el malvado Emperador Palpatine, villano por excelencia y origen de todo mal en las dos trilogías anteriores, ha logrado mantener semivivo su espíritu durante todo este tiempo, aunque conectado a una máquina y prácticamente invidente. Kylo Ren, actual líder supremo de la Primera Orden, ha conseguido hacerse con un dispositivo wayfinder que le permite localizar al sith y acude al planeta Exegol a buscarlo, pero no para unirse a él sino para destruirlo. No obstante, Palpatine le ofrece el apoyo de la antigua flota imperial a cambio de que destruya a Rey pues esta “no es quien dice ser”.
Por su parte Rey sigue entrenando para mejorar y perfeccionar su uso de la Fuerza y sus habilidades con el sable láser, guiada por su alteza real, la princesa Leia. Sus amigos Finn, Poe y Chewbacca siguen yendo en busca de alguna forma que les permita destruir a la Primera Orden y gracias a un infiltrado, logran información sobre el descubrimiento de Kylo Ren a cerca del Emperador. La misión por tanto es “sencilla”, conseguir otro dispositivo sith wayfinder para poder dar con el planeta donde se oculta Palpatine y destruirlo.
linea cita blog
Resulta complicado en un universo como este arriesgar narrativamente hablando, esto es Star Wars no Juego de Tronos.
linea baja cita blog


rey en una persecucion
Rey (Daisy Ridley) en una persecución de El Ascenso de Skywalker.


Lo principal que hay que reconocer y agradecer a J. J. Abrams, es que mantenga a los tres protagonistas juntos durante gran parte del metraje, algo que apenas vimos en Los Últimos Jedi y que supuso la creación de tramas de menos calidad. Como ya hizo en El Despertar de la Fuerza, Abrams no solo dirige, sino que también firma el guion, ahora junto a Chris Terrio (ganador de un Oscar por Argo en 2012 pero responsable también de la polémica Batman vs Superman de 2016). Resulta complicado en un universo como este arriesgar narrativamente hablando, esto es Star Wars no Juego de Tronos. El espectador no va a ver el final de la saga Skywalker para encontrarse con giros de guion imposibles o explicaciones arriesgadas, va a pasárselo bien. Y durante el viaje disfrutará de las luchas entre los rebeldes y la Primera Orden y entre el lado oscuro y el de la luz esperando a que llegue un nuevo equilibrio a la Fuerza.

No obstante, y quizás ahí radique la complejidad y la dificultad a la hora de escribir y filmar una nueva película de Star Wars, la previsibilidad de ciertas situaciones o la aparición de determinados personajes o naves rescatados de entregas anteriores, pueden llegar a restarle emoción o a hacerla repetitiva: un mero producto al servicio de fan. En ese sentido podría parecer que los directores y guionistas tienen las manos atadas por las decisiones que tomaron anteriormente sus colegas de profesión, pues, aunque cada uno trate de aportar su toque y visión, el hilo conductor no puede desdibujarse mucho. Un ejemplo de todo ello es lo que pasó al inicio de la trilogía de precuelas de George Lucas. En La Amenaza Fantasma se introduce por primera vez el concepto de los midiclorianos, esas criaturas microscópicas que se encuentran dentro de todos los seres vivos en simbiosis y gracias a las cuales se puede entender los designios de la Fuerza. Cuanto más nivel de midiclorianos tenga un ser vivo, más aptitud tiene para usarla. Hasta entonces la Fuerza había sido descrita por Obi-Wan Kenobi en la primera película como “lo que le da al jedi su poder. Un campo de energía creado por todas las cosas vivientes. Nos rodea, nos penetra, y mantiene unida la galaxia”. No fueron pocos los que reprocharon a Lucas este cambio de tercio (¡a él! ¡al creador!). Después de tantos años, de repente la Fuerza y los jedi se alejaban de la energía y la espiritualidad para pasar a ser algo cuasi tangible, algo medible al microscópico con un simple análisis de sangre ¿qué gracia tenía aquello?, ¿significaba entonces que solamente los nacidos con un nivel suficiente de midiclorianos podrían aprender a usar la Fuerza? ¿por qué hacía eso el hacedor de la saga con su obra?

En el Ascenso de Skywalker a veces sucede un poco eso, percibimos a Abrams reconduciendo la historia a terreno conocido, lo cual puede llegar a desdibujar parte del camino tomado por Rian Johnson en Los Últimos Jedi de establecer que no hace falta pertenecer a una familia o a un legado concreto de jedis o de antepasados diestros en la Fuerza, pues incluso un simple niño huérfano y esclavo puede lograr manejarla. Son dos interpretaciones válidas y enriquecedoras pero que pueden abrir la puerta a la confusión. Vanguardia y tradición, Johnson y Abrams, cada uno con sus fallos y sus aciertos, pero ambos han hecho posible esta tercera trilogía.



fin poe dameron chewbacca
Finn, Poe Dameron y Chewbacca en un fotograma de El Ascenso de Skywalker.


linea cita blog
Cada director es un artista y, como tal, está transmitiéndonos su manera de entender y plasmar una idea.
linea baja cita blog
El periodista Noel Ceballos dijo sobre el episodio VII que el trabajo de Abrams había sido desagradecido por definición porque su cometido nunca fue hacer “la película de Star Wars definitiva”. No tenía que sorprender ni arrebatar, sino satisfacer y afianzar. El problema con El Ascenso de Skywalker es que, debido al cambio de tercio de Los Últimos Jedi, sí que se pensaba que la película que cerrara la saga podría pasar a la posteridad como la definitiva. Sin embargo, se han encontrado de nuevo con una película de consenso que no ha seguido por el sendero del riesgo que utilizó Johnson, sino que ha preferido recoger el sedal y cerrar la historia de una forma grata y correcta. Si eso es valiente o cobarde lo dejamos a decisión de cada uno. A veces la decisión más sencilla es la más acertada.
Como dice el experto en Star Wars, Alberto González, “El ascenso de Skywalker parece en algunos de sus tramos un fanfic carísimo y ruidoso, rendido al más puro fan service imperante en reddit, pero que consigue sus objetivos”. Y esto casa muy bien con la idea de otro crítico, Carlos Badía, quien afirma que “Star Wars no es una doctrina, no hay un manual ni una única forma de interpretarla. Es arte, no religión, y nunca perteneció al consumidor, sino a sus creadores”. Creo mucho en esta idea de que cada director es un artista y que, como tal, esta transmitiéndonos su manera de entender y plasmar una idea, aunque esa idea pertenezca a un mundo creado o iniciado por otro. Por eso pienso que, con sus aciertos y con sus fallos, El Ascenso de Skywalker es la película que tenía que ser porque es el final de historia que hay. No se trata de reescribirlo o de cambiarlo, se trata de entenderlo y de integrarlo en el universo, en el lugar que le corresponde. Es la parte de un todo, la última pieza de un puzzle que, por fin, 42 años después, completamos.


kylo ren y rey enfrentandose
Kylo Ren y Rey enfrentándose en El Ascenso de Skywalker.


Robert Eggers, el director de la aclamada La Bruja y de la polémica El Faro (esta última llegará a nuestros cines el 10 de enero), cita a la psicóloga suiza Marie-Louise von Franz para hacer suya una frase sobre los cuentos de Andersen, explicando que no han resistido el paso del tiempo porque reflejaban demasiado la mentalidad de la sociedad victoriana, al contrario, por ejemplo, de lo que ha sucedido con las obras de Shakespeare. El cineasta americano dice esto porque desconfía de las cosas demasiado contemporáneas y de los mensajes que denuncian a una sociedad en un determinado momento. Sintiéndose más cómodo trabajando con arquetipos.

Me parece una gran idea para terminar esta reflexión sobre El Ascenso de Skywalker en particular y la saga Star Wars en general. Creo que si cuatro décadas después seguimos yendo al cine a ver historias sobre los Skywalker, imitando la voz robotizada de Darth Vader, pidiendo por reyes sables láser y hablando con el desorden gramatical del maestro Yoda, es porque las películas traspasan el momento en el que viven y logran centrar la acción y la historia en absolutos universales como la lucha entre el bien y el mal o el no tener miedo a uno mismo porque al final son nuestras elecciones las que determinan quiénes somos, mucho más que nuestras habilidades.

"Los espectadores somos injustos cuando valoramos una película no por lo que es, la visión de su creador sobre una historia determinada, sino por lo que queremos que sea": el final de saga más espectacular, arriesgado, pero no demasiado, con puntos de nostalgia, pero no muchos, divertida pero no cargante, dramática, pero sin caer en tragedias. Y al final nos olvidamos de por qué nos enamoró Star Wars en primer lugar: porque nos hace sentir bien, nos reconforta con la vida, nos permite, aunque sea momentáneamente, salir de nosotros mismos; y todo ello sin más pretensiones que entretener.

Muchas veces, por presión social o por demostrar que sabemos y tenemos opinión, parece indispensable numerar las películas de una trilogía de mejor a peor. Como comprenderán ustedes, teniendo Star Wars la legión de fans más extensa, crítica y susceptible del mundo, me perdonarán que me permita finalizar el artículo sin revelar esas cartas. Una tiene que mantener el interés, al menos al principio.

Y para compensar a los valientes lectores que hayan llegado hasta aquí, les recompenso con este glorioso vídeo de las Store Wars. Jamás verán a las verduras igual.

Nos seguimos leyendo, que la Fuerza les acompañe.

linea cita blog
Los espectadores somos injustos cuando valoramos una película no por lo que es, la visión de su creador sobre una historia determinada, sino por lo que queremos que sea.
linea baja cita blog


Etiquetas: Star Wars, El ascenso de Skywalker, crítica de cine, J.J. Abrams

Publicado el 03/01/2020



Compartir:

icono facebook
icono linkedin
icono twitter
icono reddit
icono whatsapp
icono correo