bandera españa bandera ingles
IMPACTANTE EMOCIONANTE ANAFILACTICO

EL CORONAVIRUS SE CUELA EN HOLLYWOOD


Shutdown
Imagen creada por la revista “Variety” emulando el cartel de Hollywood Hills


EL VIRUS SURGIDO EN CHINA A FINALES DE 2019 ESTÁ AZOTANDO AL MUNDO CON MÁS FUERZA QUE UN BLOCKBUSTER, PONIENDO EN RIESGO A PERSONAS E INDUSTRIA


Hace diez días que el Gobierno decretó por fin el estado de alarma en España. En este tiempo millones de españoles han visto cómo su rutina cambiaba de arriba abajo de un día para otro. Actividades tan cotidianas como ir a hacer la compra o pasear al perro son ahora un lujo en el que algunos se deleitan más de la cuenta. Asomarse al balcón a sentir algo de viento en la cara, a contestar una videollamada grupal o simplemente a contemplar los elementos paisajísticos que rodean la vivienda (montañas si se es afortunado y el patio interior del edificio en caso contrario), son ahora los mejores momentos del día para muchos.

Se han escrito ríos de tinta sobre la inactividad de nuestros responsables políticos ante el declive de la situación en la vecina Italia (ay esas dos semanitas de diferencia en las que no se tomaron medidas… quién las pillara ahora) y más que se dirá antes y después de que todo esto acabe. Pero no se ha hecho lo propio con el régimen chino, más allá del principio, cuando éste acalló y silenció a los primeros médicos que avisaron del surgimiento del nuevo virus en la ciudad de Wuhan. Sin embargo, ahora se le aplaude por su eficiente gestión de la crisis a nivel interno. Y es que, tras casi tres meses de aislamiento domiciliario y la construcción de hospitales de campaña en menos de 48 horas, el gigante asiático parece haber controlado la pandemia y envía materiales sanitarios a los países europeos más necesitados entre los que, por supuesto, se encuentra España. No deja de ser paradójico que un régimen que no se caracteriza por su transparencia y que tiene vetadas las redes sociales occidentales, esté precisamente haciendo una brutal campaña ahora mismo para limpiar su nombre precisamente de cara a la comunidad internacional. Mucho que aprender y que reflexionar del caso chino en uno y otro sentido.
linea cita blog
Actividades tan cotidianas como ir a hacer la compra o pasear al perro son ahora un lujo en el que algunos se deleitan más de la cuenta.
linea baja cita blog

La industria del entretenimiento, como tantas otras, ha visto afectada de lleno su actividad, especialmente con el cierre de las salas de cines, lo que ha obligado a cancelar y posponer algunos de los estrenos más esperados de este primer semestre del año. El esperadísimo festival de Cannes, que estaba previsto del 12 al 23 de mayo, ha sido suspendido hasta finales de junio o principios de julio y algunos de los rodajes más esperados (como el de “Elvis” de Baz Luhrman) han puesto el freno de mano por la llegada del coronavirus. Mas siempre hay quienes hacen de la crisis su oportunidad y esta vez han sido las plataformas de streaming (Netflix, Prime Video, Filmin) las grandes beneficiadas de la situación actual.

Al otro lado del Atlántico, en Estados Unidos, por fin parece haberse asentado la gravedad de la pandemia en el discurso institucional. El presidente, Donald Trump, ha cambiado radicalmente su forma de pensar respecto al coronavirus y ha expresado que la situación es “algo que no tiene precedentes” y que se ve a sí mismo como “un presidente de tiempos de guerra” enfrentado a “un enemigo invisible”. Este giro de ciento ochenta grados se debe en parte al desplome de las bolsas, que se lo digan a los traders de Wall Street, y al estudio publicado por el Imperial College de Londres, que calcula que la pandemia puede dejar 2,2 millones de muertos en Estados Unidos si no se toman las medidas preventivas adecuadas.

Hollywood, como no podía ser de otra manera, también tiene que lidiar con esta crisis y para ello la meca del cine occidental ha de responder a tres preguntas esenciales: ¿Cómo de doloroso será el cierre de los cines y el parón en la producción y la realización para los trabajadores del sector, especialmente para los peor pagados?, ¿Hasta dónde ascenderán las pérdidas financieras? y ¿Cómo manejará el negocio el efecto dominó sin precedentes en el calendario tradicional de Hollywood? La avalancha de cancelaciones apresuradas y de los retrasos en los eventos y estrenos que alimentan los motores de la industria extenderá el impacto de la catástrofe del COVID-19 mucho más allá de 2020. La probabilidad de que se produzca una recesión aumentará las pérdidas en los principales conglomerados. A pesar del esfuerzo de la Reserva Federal por garantizar liquidez a la economía y los mercados, el Dow Jones vuelve a perder este lunes un 2.72% y se encamina a tener el segundo peor mes de la historia junto con la pérdida del 30% que tuvo en la Gran Depresión de 1932.

De hecho, la única certeza que hay en el horizonte es que solo los fuertes sobrevivirán a los efectos colaterales del coronavirus. Las empresas más débiles tendrán dificultades para soportar el golpe de un cierre repentino. Y con docenas y docenas de producciones obligadas a paralizarse inesperadamente, incluidas al menos dos docenas de episodios piloto para la temporada televisiva de 2020-21, los expertos de la industria predicen que la burbuja de la edad de oro de la televisión finalmente explotará.

Las víctimas inmediatas de la interrupción inesperada del negocio son, como siempre, los empleados de primera línea, como los de los parques temáticos cerrados operados por Disney y NBCUniversal, o los 50 empleados de SXSW que fueron despedidos al cancelarse el festival anual en Austin, Texas.


un lugar tranquilo
Cartel promocional de “Un Lugar Tranquilo: 2” (John Krasinski).


linea cita blog
¿Cómo manejará el negocio el efecto dominó sin precedentes en el calendario tradicional de Hollywood?
linea baja cita blog
Con el cierre de salas de cine en las principales ciudades estadounidenses como Los Ángeles y Nueva York, cuyos estados ya han decretado medidas de confinamiento para sus ciudadanos, la taquilla del fin de semana del 13-15 de marzo cayó en picado a $ 55.3 millones, sus niveles más bajos desde septiembre del 2000. Existe un temor generalizado entre los expertos de la industria de que podría haber despidos considerables en Hollywood si el impacto del COVID-19 continúa afectando a las empresas durante un período prolongado.

La interrupción de tantas producciones de cine y televisión que estaban a punto de comenzar, o estaban en pleno apogeo, afectará no solo a los guionistas y productores, sino también a los empleados de nivel inferior que contaban con el dinero de esas películas para poder concretar sus próximos proyectos. Hasta el momento, los estudios no han aclarado cómo compensarán a los equipos de las producciones que se están suspendiendo.

Mientras que las principales agencias, compañías de gestión, firmas de relaciones públicas y grandes estudios han instituido en gran medida políticas de teletrabajo desde casa y varias series están probando salas de guionistas virtuales, a muchos asistentes y trabajadores de apoyo de estas producciones que todavía no se han cancelado, no se les ha dado tal opción.

Cuando la amenaza aguda de la pandemia se alivie, el siguiente desafío para la industria será reajustar las distintas entregas de premios, los eventos y el calendario de estrenos para dar cabida a todo lo que se ha pospuesto e introducirlo en la segunda mitad de este año y en 2021. El festival de Tribeca, la WonderCon o el Hong Kong Filmart se encuentran entre la larga lista de eventos que esperan resucitar a finales de este año. El festival de publicidad y marketing Cannes Lions ha asegurado fechas alternativas a fines de octubre en caso de verse obligado a cancelar sus fechas planificadas del 22 al 26 de junio.

El alcance del daño causado por la amenaza COVID-19 sigue siendo difícil de medir, ya que el número de casos confirmados crece y la economía se tambalea. Ningún sector de medios de comunicación y entretenimiento se ha librado de la cascada de ciudades y estados que imponen prohibiciones a grandes reuniones y empleadores que instan, y en algunos casos ordenan, a los empleados que trabajen desde casa. Hasta ahora no había habido un precedente en la era moderna que provocase que los partidos de la NBA (baloncesto), NHL (hockey) y NCAA (baloncesto universitario) se suspendiesen a mitad de temporada, y mucho menos que pudiera producirse un retraso en el comienzo de la próxima temporada de las Grandes Ligas. Estas son las anteriormente citadas junto a la MLB (béisbol), que se encontraba con los entrenamientos de pretemporada y ha tenido que posponer su inicio, y la NFL (fútbol americano), que ya había terminado su temporada con la Superbowl. Por ahora la NFL, que no comienza sus partidos hasta septiembre, ha dicho que lo hará a tiempo.

Con prácticamente todos los eventos deportivos importantes suspendidos o cancelados, es probable que veamos un experimento a gran escala que dejará al descubierto la economía del negocio de la televisión, ya que los deportes en directo son la última esperanza que les queda a las cadenas por cable.


poster sin tiempo para morir
Daniel Craig en un póster promocional de “Sin Tiempo para Morir” con la antigua fecha de estreno.

La lucha por cambiar las fechas de estreno de películas y programas de televisión costará millones de dólares de marketing y promoción. Las entidades de producción acumularán facturas para proyectos que estaban en pleno apogeo. La tarea de reprogramar premieres mundiales y otros espectáculos que a menudo se reservan con años de anticipación será un proceso laberíntico de clasificación a través de las agendas de los actores y de la disponibilidad de los lugares.

Por ejemplo, "Fast and Furious 9" de Universal pasará de estrenarse el 22 de mayo de este año al 2 de abril 2021. Lo cual es muy curioso porque esta era la fecha elegida para la décima y última parte de la saga. Así que no sabemos si Universal estrenará las dos a la vez o si pospondrá también la última película. Disney se vio obligado a retrasar su tan esperada versión de “Mulán” en acción real del 27 de marzo a una fecha que aún no se ha concretado. Metro Goldwyn-Mayer y Universal lideraron la decisión de trasladar la última entrega del James Bond de Daniel Craig, "Sin Tiempo para Morir”, del 20 de abril a finales de noviembre. Paramount Pictures retiró "Un lugar tranquilo: 2" solo una semana antes de aterrizar en los cines. John Krasinski, su director, escribió un tuit en el que decía que retrasaba el estreno hasta que fuese seguro para todos el ir de nuevo al cine. Otra película que viene sufriendo ya retrasos consecutivos y es un tema de mofa entre los fans es “Nuevos Mutantes”, anunciada como la primera película de terror de Marvel que reinventaría (una vez más) la saga X-Men.
linea cita blog
Fast and Furious 9, la nueva entrega de James Bond, Mulán en acción real o la segunda parte de Un Lugar Tranquilo, son algunos de los estrenos pospuestos por el COVID-19.
linea baja cita blog

linea cita blog
La incapacidad de predecir cuándo volverá todo a la normalidad también significa que los estudios no pueden avanzar en la reprogramación de fechas de rodaje.
linea baja cita blog
Mientras tanto, la agitación en el circuito de los festivales es un gran revés para los productores que buscan generar ventas y premios para la tarifa artística.

La productora Christine Vachon, cofundadora de Killer Films, quiso que el thriller protagonizado por Elisabeth Moss "Shirley" pudiese proyectarse en el Festival de Cine de Tribeca (Nueva York) de este año, que debía tener lugar del 15 al 26 de abril y que, como se ha mencionado anteriormente, ha sido cancelado. El 13 de marzo, la misma Vachon dijo que seguía en marcha la producción de la nueva serie de Ryan Murphy (American Horror Story, Scream Queens, Feud) para Netflix llamada “Halston", protagonizada por Ewan McGregor como el famoso diseñador y que de momento sigue prevista para ser estrenada el año que viene.

La incapacidad de predecir cuándo volverá todo a la normalidad también significa que los estudios no pueden avanzar en la reprogramación de fechas de rodaje. Eso seguramente conducirá a un período caótico de clasificar las agendas de los actores, productores, showrunners y una miríada de personal de producción crucial. Los expertos de la industria predicen que algunos proyectos serán descartados, películas que estaban a punto de estrenarse en los cines probablemente terminarán subiéndose directamente a las plataformas de streaming. Y algunos pilotos de series que se cerraron abruptamente no resucitarán, o al menos, no de inmediato.


mulan
Póster promocional de Mulán con la anterior fecha de estreno.


Es posible que haya quienes vean todos estos retrasos en la producción, cancelaciones y aplazamientos de estrenos, como algo frívolo en medio de una crisis de salud pública mundial. Pero no se ha de olvidar que cualquier película, incluidas las superproducciones, se consigue mediante el trabajo y el esfuerzo de muchísimas personas: guionistas, técnicos, fotógrafos, compositores, figurantes, que sufren como cualquier otro empleado cuando el negocio se detiene. Y que los despidos llaman a su puerta igual que a los de los trabajadores de cualquier otro sector.

Incluso cuando la crisis del coronavirus se alivie, la recesión dejará un gran impacto en el gasto discrecional del consumidor justo cuando Hollywood estaba entrando en el juego de los nuevos servicios de transmisión por suscripción.

Antes de las noticias sobre el COVID-19 el mes pasado, la inquietud económica obligaba a las empresas a tomar decisiones difíciles sobre dónde asignar los recursos. Las empresas de medios y entretenimiento ya están en plena transición, como lo demuestra el cambio de plataformas lineales a plataformas de transmisión. Los tres conglomerados más grandes del sector, Disney, Comcast y AT&T, todavía se están redefiniendo a raíz de fusiones y adquisiciones masivas.
linea cita blog
Cita: Las grandes beneficiadas en esta época de cuarentenas y confinamientos domiciliarios van a ser las compañías de streaming, especialmente las de nuevo lanzamiento como Disney +.
linea baja cita blog

Pero la respuesta pública al creciente brote de coronavirus ha dejado a los líderes de la industria con una sensación de latigazo cervical. El ritmo de los cierres se aceleró el 12 de marzo, justo un día después de que Donald Trump anunciara en un discurso sombrío a todo el país que Estados Unidos suspendía todos los viajes en avión desde Europa como medida preventiva.

Si el 11 de marzo, que fue cuando en España muchas CCAA avisaron de que suspendían las clases presenciales en los colegios y universidades y gran parte de las empresas instauró el teletrabajo, la gente se volvió loca comprando comida como si no hubiese un mañana, imagínense ese escenario de guerra apocalíptica en el país de los yanquis.

Como se ha dicho al principio de este artículo, las grandes beneficiadas en esta época de cuarentenas y confinamientos domiciliarios van a ser las compañías de streaming, especialmente aquellas de nuevo lanzamiento entre las que se encuentra Disney Plus, estrenada en noviembre de 2019 en EE. UU. y en España el 24 de marzo. Su llegada promete hacer el confinamiento más fácil tanto a niños como a padres, procurando divertimento a los primeros y horas de disfrute personal a los segundos. Disney + incluye todo el catálogo de Disney desde sus orígenes, así como todas las series de la generación que creció con Disney Channel como Lizzie McGuire o Hannah Montana, las películas del universo Marvel y de Star Wars, junto con la nueva serie de The Mandalorian y los documentales de National Geografic.

Otra plataforma que también va a ser estrenada durante la cuarentena del COVID-19, concretamente el 1 de mayo aunque de momento solo en Estados Unidos, es HBO Max, propiedad de WarnerMedia Entertainment, una filial de AT&T. Para el resto del mundo irán lanzando las fechas a lo largo de 2020. Además de HBO, en HBO Max estarán las películas de la Warner junto con contenido de terceros, como Cartoon Network, Boomerang, The CW, Cinemax o New Line Cinema.

Y por último tenemos Peacock, la plataforma de NBCUniversal, la tercera de los tres grandes estudios de Hollywood que quedan en pie tras Disney y Warner Bros. De ella dependen sagas como Jurassic Park o Fast & Furious y series como The Office o Parks and Recreation. Su principal referencia con sus rivales es que tendrá publicidad, aunque con opciones de pago para deshacerse de ella. Y que los usuarios que tengan cable contratado a través de Comcast (que es la corporación que controla NBCU) tendrán las mismas opciones que el resto, pero con un descuento y además podrán empezar a disfrutar del servicio antes, a partir del 15 de abril. Eso le da a NBCUniversal más de 24 millones de usuarios con los que lanzar Peacock y empezar a generar recursos desde el primer día, no con dinero de suscripciones como hacen Netflix o Disney+, sino con una audiencia que vender a los anunciantes. El resto del público americano podrá disfrutar Peacock desde el 15 de julio.

En resumen, se vienen malos momentos para todos, también para Hollywood, y la industria haría bien priorizando el coste humano en esta crisis de salud pública. Actuar de manera transparente y honesta pagará dividendos a largo plazo a las grandes empresas de consumo. El centro de cualquier proyecto está siempre en las personas.



disney plus
Logo de Disney + cuyos contenidos se lanzan el 24 de marzo en España.


Etiquetas: COVID-19, Coronavirus, Hollywood, crisis, Donald Trump, cine, plataformas de streaming, Disney +, Disney Plus, HBO Max, Peacock, Fast and Furios, James Bond, Mulán

Publicado el 25/03/2020



Compartir:

icono facebook
icono linkedin
icono twitter
icono reddit
icono whatsapp
icono correo